E S C U E LA D E A M O R  Tantra Yoga y Superación Personal. Autoestima Relaciones de Pareja. Sexualidad Plena

Biblioteca         Testimonios Alumnos      Pelicula Tántrica    Contactar    Cursos Tantra a Distancia        Info:  657987118
  Tantra El Yoga de las emociones             Vacaciones Mágicas. Tantra amor y naturaleza.                Cursos Tantra en Madrid Bilbao Valencia Granada.

TANTRA PASIÓN POR LA VIDA. EL ARTE TOTAL DE VIVIR LA VIDA PLENAMENTE. AMOR Y NATURALEZA SAGRADA.. Tantra del Corazón para abrir tu corazón a la Vida. Tantra de la Conciencia para conocerte y superarte como persona. Tantra de la Pasión para vivir la vida con total plenitud. Tantra de la Pareja para vivir las relaciones desde la libertad y el crecimiento. Tantra Mágico para superar la soledad y conectar con tu Amante Interior. Tantra Sexual para experimentar el éxtasis total. Tantra del Vyra o Héroe para quienes buscan un destino superior. Tantra de la Acción para deportistas y quienes necesitan mucha energía. Tantra de la Naturaleza, un tantra ecológico que respeta la tierra, fomenta la conciencia ecológica y te llena de energía. Tantra de la Espiritualidad para fundirte con la Totalidad. Tantra Grupal o Comunidades de Amor Tántrico para volver a la vida colectiva. Tantra de la Familia para lograr lograr ese espiritu de unión y del saber compartir tan necesario en la familia. Tantra de la Salud para sanarte, viviendo más y mejor. Tantra Social para hacer un mundo más equilibrado, solidario y amoroso. . Hay un Tantra para cada necesidad y para cada persona porque el Tantra es el arte de manejar la energía, la llave mágica que abre todas las puertas. Es el arte de vivir la vida en su totalidad. Cursos Tantra. Terapias Tántricas. Formación Formadores Tantra. Consultorio Tantra. Sexualidad Tantrica. Tantra Parejas. Tantra Vital

Técnicas Tántricas

El acto sexual es el momento en que llegamos a nuestro máximo nivel de energía que se descarga en el clímax orgásmico. Esto es lo primero que debemos tener en cuenta en la experiencia sexual consciente:

que más allá del placer está la alta intensidad energética que se produce en esos momentos.

Nosotros podemos optar por aprovechar al máximo esa energía, utilizarla sólo un poco o desperdiciarla totalmente.

La fórmula energética es la siguiente: Todos somos seres de energía y el amor y la sexualidad son los momentos en que podemos llegar a nuestro máximo nivel; especialmente en el orgasmo.

Ahora bien, si vivimos la sexualidad como un simple desahogo donde, sobre todo el hombre, quiere liberarse rápidamente de una tensión o un deseo, eso es lo que se conseguirá y nada más. Evocar la energía y que salga hacia fuera sin más.

Eso no es negativo. Tiene incluso consecuencias positivas para la persona si la experiencia ha sido feliz y emocionalmente satisfactoria, pero si se pueden conseguir más cosas no deja de ser un desperdicio o un vivir las cosas a la mitad.

Si todo el proceso sexual y erótico se hace consciente las cosas cambian. Repito una vez más la vieja máxima: la energía sigue al pensamiento.

Por lo tanto, la fórmula de los rituales tántricos y eróticos es controlar con el pensamiento la energía sexual para canalizarla, acoplarla y extenderla por todo el cuerpo y, particularmente, hacerla llegar al cerebro.

El resultado es un concepto diferente del gozo, una prolongación del placer y unos poderosos beneficios para la salud, la conciencia, la mente y el poder personal.

Lo primero que debemos hacer es aprender a contener esa energía, acumularla y extenderla. Recuerda que la energía sigue al pensamiento y si nuestra mente está pendiente únicamente de lograr un rápido placer donde desahogarse, eso es lo máximo que podemos obtener; pero si la mente está concentrada en canalizar y reconducir toda esa energía para llevarla donde sea menester, es cuando pueden obtenerse los verdaderos beneficios.

Contener la energía no es reprimirla ni bloquearla sino mantenerla viva pero con una actitud relajada por nuestra parte, sin dejarse llevar por ella. La energía sexual, la energía de la excitación está ahí. Nos quiere llevar con ella pero podemos seguir relajados y extenderla. Entonces llegamos a nuevos niveles en la dimensión sexual.

Trascendemos lo que meramente es sexo y placer y podemos subir la energía a la conciencia, al cerebro. Esto de estar relajado y excitado a la vez es realmente una paradoja, pero una vez más estamos ante el hecho de que los secretos y los poderes de la vida se nos abren cuando somos capaces de trascender su dualidad, en la sexualidad y en todo lo demás en que la dualidad está presente.

El proceso normal es hacer incrementar la energía hasta estallar con ella. Luego viene el estado relajado que sigue al orgasmo. En la otra vía se trata también de incrementar la energía pero en vez de concentrarla en lo genital y que estalle, hay que extenderla por todo el cuerpo, que todo nuestro ser y nuestra alma vibren con esa energía pero manteniendo la mente en calma, la respiración profunda y relajada y una voluntad y ánimo de trascender, no de estallar con la energía sino de hacerla subir a la conciencia para subir nosotros con ella.

Naturalmente que esto no es fácil, requiere un tiempo y un aprendizaje. Las ventajas son muy importantes puesto que se incrementan los niveles de placer y se vitaliza el cuerpo y todos sus órganos, siendo una experiencia no solamente feliz sino también regeneradora y rejuvenecedora.

Lo más importante es que cuando dominamos estas técnicas podemos sustituir el orgasmo genital por el orgasmo cerebral, lo que los tántricos llaman “Cabalgando la ola del placer”.

Esta superestimulación neuronal tonifica el cerebro y lo revitaliza, además de fusionar la zona intelectual con la emotiva.

Ésta es la raíz fisiológica del éxtasis total que propone el Tantra y el Tao.

La poderosa sensación de felicidad y plenitud viene de que consigamos fusionar y realizar los aspectos escindidos de nuestra naturaleza, el racional y el intuitivo, lo masculino y lo femenino, lo individual con nuestro ser cósmico que es parte de la Totalidad.

En la sociedad moderna de hoy, donde se han superado viejos dogmas sexuales y hay un culto por el cuerpo y el placer, al mismo tiempo que un hastío de la monotonía y la convivencia cotidiana, las tradiciones tántricas y taoístas del amor, el erotismo y la sexualidad, pueden ser una gran ayuda y estímulo para muchas parejas, porque abre su relación a nuevas posibilidades, hacen que puedan mirarse de otra manera y experimentar un fuerte grado de unidad y fusión, lo que repercute en una vida en común más armónica.

 

A las relaciones sexuales se les llama también "relaciones íntimas". El término "intimidad" viene del latín y significa "lo más interior". La intimidad entre los amantes supone poner en mutuo contacto "lo más interior" que cada uno lleva.

Esto puede ser tomado simplemente como desnudarse y unir lo íntimo de los cuerpos; pero la cosa va mucho más allá y, en realidad, es sacar hacia fuera lo más íntimo y secreto que uno lleva para compartirlo con la otra persona.

Cuando esto puede hacerse la relación confiere a cada uno una gracia y un placer realmente insospechados.

El sexo más sano y más gozoso va ligado al amor, a la mutua confianza, a la honradez entre los amantes y a saber expresar los deseos más íntimos que ambos tienen. Así es como la relación erótica y amorosa puede crecer.

El sexo y el amor son una hoguera que hace falta alimentar con "la leña" que cada uno lleva dentro; pero para que ambos puedan aportar lo que llevan dentro deben aceptarse plenamente el uno al otro.

Aceptar y ser aceptado es uno de los frutos más dulces del amor, pero aquí no es el postre final sino la preparación o el plato necesario para los festines más exquisitos y gozosos.

Ya sabemos que el amor y la atracción erótica deben enfrentarse a las penurias de la convivencia cotidiana, al desgaste y la rutina de la vida de cada día y eso es una erosión permanente.
Por lo tanto, hace falta dedicar un tiempo y un esfuerzo para alimentar la hoguera de los amantes.

Sobre todo, el sexo puede convertirse en algo mecánico y rutinario, en un simple desahogo; esto, a la larga crea frustración y la persona menos favorecida, normalmente la mujer, comienza a inhibirse. Lo que alimenta la espiral de frustración.

Para evitar esto hay que abrirse a la fantasía, al juego, abrirse a la intimidad no solo de los cuerpos desnudos sino también de las mentes. Hay que sacar fuera lo que cada amante lleva dentro.

Muchas mujeres se quejan de la falta de sensibilidad del hombre y muchos hombres de la falta de iniciativa de las mujeres. Aquí entra el juego de abrirse a la intimidad que uno lleva dentro y de aceptarse el uno al otro.

Por lo general, al hombre se le ha educado para triunfar. Él se siente un guerrero aunque trabaje en una oficina, alguien que debe ponerse muchas corazas para afrontar los desafíos de la vida. El hombre es por fuera duro y resistente pero en su intimidad lleva también una mujer, lleva también lo suave y lo femenino.

Una mujer debe saber despertar en su amante masculino esa intimidad.

Un hombre no debe tener reparos en mostrarla con su amada.

A la mujer le suele suceder lo contrario. Se la ha educado, sobre todo en el sexo, en la pasividad, en la espera, en el recibir, en la suavidad y en lo blando, pero en su intimidad, toda mujer lleva también un guerrero, alguien activo y dinámico, lleva un ser masculino que, en la intimidad con su pareja no debe tener reparos en mostrar.

Si la relación se abre a la fantasía, si se intercambian los roles de vez en cuando, si cada uno puede mostrar sin reparos lo que le gusta y le desagrada, lo que le da más placer y sus sueños más secretos, es leña que se echa a la hoguera del amor y del deseo.

A partir de aquí la relación puede crecer, tanto en el nivel erótico como en el afectivo, si esto no puede darse es inevitable el estancamiento y, las emociones y los sentimientos son como el agua, cuando se estanca termina por corromperse.

La pareja, hoy día está obligada a avanzar en su evolución personal para que su relación pueda crecer. La mayoría de los hombres tienen fantasías sexuales que no se atreven a confesar a su pareja y, cada día con más frecuencia, igual les sucede a las mujeres.

Modelos de relación desfasados tales como "si no sientes celos es que no me amas", "esto es mejor con las putas y no con la esposa" o "hay cosas que es mejor callarse", nada tienen que ver con el verdadero amor y revelan actitudes posesivas y machistas que deberíamos dejar atrás.

El placer que se puede experimentar de contar las fantasías sexuales a la pareja y realizarlas juntos, es uno de los platos más exquisitos que pueden darse en la Mesa del Amor. Claro está que para esto hace falta una total confianza y un total amor.

También es cierto que en el proceso puede haber temores, miedos y vergüenzas; por eso he dicho que en el festín del amor hay que comenzar por el dulce fruto de la aceptación y la confianza. Si no se parte de aquí todo es mucho más difícil. Surgen los celos, las rigideces, el callarse y los rencores interiores que van pudriendo la relación.

Cosa que no deseo a ninguno de los amantes sino que ambos crezcan todos los días, llenos de fuerza y de gozo.

Biblioteca   Menú Amor  Menú Tantra  Menú Cursos   Escríbenos   Servicios   Foro   Libro de Visitas