Actividades nutridoras. Lección 13. Curso autoestima

Las principales fuentes de energía donde puedes cargarte son:

La respiración, sobre todo si es profunda, emocionada y consciente.
La alimentación sana y natural
Las emociones positivas y gozosas
El sentirte satisfecho de lo que haces, de tus actos
La integridad contigo mismo, tu coherencia interior
El hacer lo que realmente quieres y no hacer lo que no deseas.
El contacto con el cuerpo, caricias, masajes, el gozo erótico, emocional y sexual.
El contacto con tus emociones, aprender a sentir lo positivo en lo profundo.

En la vida-

Actitud Consciente ante la Vida para centrarte en el aquí y el ahora
Tener hobbies o hacer actividades que te gusten y aporten entusiasmo.
Rodearte de personas que te respeten y crean en ti. Que te aporten entusiasmo.
Tener metas y proyectos que hacer pero sin agobiarse y sin estrés.
Fomentar la alegría en tu vida, tener pensamientos positivos y de esperanza.
Cantar, reír, ser agradable y rodearse de personas positivas.
Hacer las cosas con corazón. Poner emoción y pasión en lo que haces.
Lecturas que te estimulen en la superación personal y fortalezcan tu ánimo positivo.
Invocar a la vida. Invocar su magia. Sentir que te acompaña.
Tener fe. Fe en ti, fe, en la Vida, en tu destino.  Fe en algo superior o en algo mágico que te acompaña y te ayuda.
Agradecer todos los dones que te da la Vida
Meditaciones Tántricas centradas en lo emocional, en la conexión con la Vida, la celebración del vivir y el agradecimiento.
Hacer el amor con cierta regularidad, solo o acompañado pero siempre poniendo emoción, espíritu positivo y no limitarse con complejos.
Tener una sexualidad rica y gozosa, llena de emociones nos vitaliza, nos aporta alegría de vivir y energía para la vida.
Saber estar solo, disfrutando del ti mismo y también salir y compartir vivencias con los demás.
No aislarse nunca, ni en ti mismo ni en tu pareja.
Saber darte lo que necesitas.
Saber decir sí a las cosas que deseas y te convienen.
Saber decir no a lo que no quieres y renunciar a lo que te daña.
Hacer tareas que impliquen superarte y esforzarte en algo.
Saber afrontar algún riesgo en la vida.
Hacer algunas actividades sólo por puro gusto.
Dedicar más tiempo en tu vida a hacer las cosas que realmente te gustan y te llenan.

El trabajo de la energía no es solo nutrirte, también saber conservarla y no perderla inútilmente.
No te pierdas la siguiente el arte de conservar la energía. Pincha aquí

Scroll al inicio