Creando un destino de gozo. Curso de Autoestima. Lección 5

Siempre estás tomando decisiones, incluso no atreverte a decidir es una decisión. Cada una tiene implicaciones importantes en tu vida, salud, relaciones, trabajo y destino. Es fundamental que tus decisiones sean conscientes. Que sepas claramente qué decides y por qué lo decides. Que tus decisiones busquen siempre tu plenitud, lo mejor para ti.
Siempre creemos decidir lo mejor, pero cuando tus decisiones son inconscientes o compulsivas, raramente decides lo mejor. 
Sigamos en el camino del decidir. Ahora viene una muy importante.
Si asumes que lo único real que eres es El Ser que decide, con toda la libertad que te da eso. Ahora viene el siguiente paso. 
Eres quien crea tu realidad y tu destino con tus decisiones.

Creando tu destino

La idea que tienes de ti, de algo en concreto, el amor, la pareja, la sexualidad, etc. te produce pensamientos, positivos o negativos, que te llevan a determinadas emociones que influyen y crean diversos actos y comportamientos. Así creas tu realidad.
Así tus ideas, tus creencias crean tu destino y sin que te des cuenta, te llevan al gozo o al sufrimiento.
¿Quieres cambiar algo en tu vida, mejorarla? Deberás cambiar de ideas y creencias. A partir de ahi cambia todo.
Si tu idea es  que la pareja es un agobio, comprometerte es sufrir y perder tu libertad. Eso genera  pensamientos negativos hacia una posible relación y el compromiso. Se generan emociones de desconfianza, estar en alerta o querer huir de alguien que puede parecer importante. porque cuanto más te haga sentir, mayor es la probabilidad de sufrir e inconscientemente se evita huyendo.
Es muy típico hoy en dia. Querer el amor o una relación bonita y a la vez tener miedo y, por lo tanto, no quererlo.

Cuando hay miedo al compromiso uno se aleja de las personas, no porque no sean válidas sino precisamente porque pueden serlo y le da auténtico pánico crear una relación.
Tu creencia crea desconfianza, comportamiento distante, receloso, individualista y al final soledad. Ninguna relación cuaja porque en el fondo no la quieres.

He puesto el ejemplo de la pareja y el compromiso pero el esquema de que tus creencias crean tu destino se aplica a todo.
¿Tienes la creencia de que tu no vales o no mereces el éxito? Pues seguro fracasarás.

Cambiando de creencias, de ideas, cambia tu realidad, cambia tu vida.

Si quieres cambiar algo importante de tu vida primero debes aceptar que tu creas tu realidad, que has creado esa realidad, solo tienes que tener claro lo nuevo que deseas para poder cambiarlo. Este curso es para ayudarte a lograrlo. 

Cada persona crea su destino mediante el uso que hace de la energía, pero lo hace sin darse cuenta. Creas tu destino con tus pensamientos y los juicios de tu mente que te hacen interpretar la vida, a ti y los demás según determinadas experiencias y pautas aprendidas. Eso te hace actuar de una manera y no de otra, te lleva a unas vivencias y no a otras, haciendo que tu vida y realidad sean diferentes.  

Tus pensamientos condicionan tus emociones,  tus emociones condicionan tus decisiones, tus decisiones condicionan tus actos y tus actos crean tu destino.
Pensamientos negativos te llevarán a emociones negativas y seguramente a hechos también negativos. 

Pensamientos positivos te llevarán a otro tipo de emociones, actos, comportamientos y vivencias diferentes que crearán una realidad distinta.
Creamos nuestro destino pero lo hacemos sin darnos cuenta, guiados por impulsos inconscientes pero si eres consciente de los procesos de tu pensar, sentir y del por qué y cómo tomas tus decisiones, te conviertes en un agente de tu propio destino, creando tu realidad de una forma planificada y consciente, según tus propias necesidades, cualidades e intereses.

El poder de cambiar tu vida

Si asumes que tú creas tu destino, tienes la libertad de cambiarlo porque todo lo que dependa de ti,  puedes hacer que sea diferente, siendo tú distinto. Lo que te sucede es el resultado de tu trabajo personal y de cómo manejas la energía.
Tú eres el responsable y si lo eres nadie más lo es. Eso supone liberar a los demás la responsabilidad de lo que te ocurre. Así se terminan muchos conflictos y discusiones porque gran parte de esos conflictos es por no aceptar a los demás tal y como son.

Si tú eres el responsable de tu vida, nadie más lo es. Se acaban los conflictos de hacer responsables a los demás.

Nadie es responsable de tu felicidad, tampoco de tu desgracia. Lo que te sucede es el resultado de tu trabajo personal y tus decisiones.
Si alguien te da algo y decides que eso no te sirve, no lo valoras o agradeces, lo que te han dado no te sirve de nada.
Si alguien te menosprecia y decides que no te afecte porque su opinión no te importa; ese desprecio no te ocasiona ningún perjuicio. Lo que te sucede no depende tanto de los otros, depende más de ti.
El sabio Epícteto lo decía: “Lo importante no es lo que te hacen o sucede sino cómo reaccionas ante lo que te sucede”
Tú eres el centro de tu vida, de tus emociones y pensamientos. Todo está en ti, los demás son solo excusas para que te pongas triste o alegre, odies o perdones; pero tanto la tristeza como la alegría son tuyas y tú las gestionas.
Esto tan básico es fácil de entender pero difícil de aceptar, sobre todo si estás atrapado en alguien a quien haces responsable de tu sufrimiento. Puede que le culpes, pelees, protestes y muchas más cosas. Mi pregunta es: ¿Sirve de algo aparte de enredarte en el conflicto?
Al contrario también es. Tampoco pueden hacerte responsable de la felicidad o desgracia de los demás. Se acaban los chantajes emocionales.

Estar en ti para cambiar tú, sin esperar a nadie.
Cambiar tu destino supone hacer cambios en ti, no estar esperando, peleando o presionando para que cambien los demás; entonces no estás en ti, en lo que tú debes hacer. 
Recuerda la vieja frase: Si quieres algo distinto, haz algo diferente.
Einstein lo decía de una forma demoledora: “La definición de locura es hacer lo mismo una y otra vez y esperar resultados diferentes”
Ahora tienes una decisión importante que tomar:
¿Asumes la responsabilidad de tu destino o pones tu felicidad y desgracia en manos de los demás?
Tú decides pero si quieres seguir siendo dependiente no podremos llegar muy lejos. Si la asumes. Libera a todo el mundo, déjales en paz y céntrate en ti, liberándote tú también.
Se libre, se tu quien crea tu destino, no delegues en nadie.
– No puedes dejar la responsabilidad de tu vida en manos de los demás, pero tampoco puedes hacerte responsable de la vida, y los problemas de los demás.
No dejarte manipular por las culpas y reproches que el otro te haga, porque la otra persona también debe asumir su responsabilidad.
Reflexiona sobre lo siguiente:
Si apuestas por ti, por estar en ti, no puedes apostar por los otros, por estar pendiente de ellos, de qué deben hacer.
Si apuestas por los otros nunca podrás ganar tú.
Si haces responsable a los demás de lo que te sucede te conviertes en una persona dependiente de ellos e irás mendigando, exigiendo, esperando o combatiendo, pero nunca tendrás ni paz, ni libertad.
Examina las áreas de tu vida donde tienes un comportamiento dependiente para poder liberarte.
No te pierdas la siguiente lección. ¿Cómo identificar comportamientos dependientes?
Para seguir en el camino de asumir la creación de tu destino, esa libertad, debes ser más consciente de los comportamientos dependientes que tienes.


¿Quieres ser quien crea tu destino? ¿Asumir esa responsabilidad, ese compromiso contigo mismo?
Sigamos. La siguiente lección es importante porque te libera de la mayoría de tus conflictos con personas, especialmente con quienes amas.

Ser siempre tú liberándote de excusas y conflictos con los demás. Pincha aquí para ir a la lección que te libera de todos los conflictos..

Si quieres más información sobre nosotros 619548906

Consulta nuestros cursos presenciales y terapias tanto on line como presenciales que pueden ayudarte.

Scroll al inicio