Crecer con más gozo y menos dolor. El camino del corazón del Tantra Vital

Creciendo con más gozo y menos sufrimiento. El camino del tantra vital

Nos han hecho creer que para crecer hay que sufrir, quien bien te quiere te hará llorar, el dolor te enseña y lo que te hace grande son rigideces y durezas más que equilibrio y armonía.

Esto es más que una simple mentira, es toda una manipulación que te impide alcanzar la plenitud porque una persona feliz y satisfecha de sí misma es alguien libre, con una conciencia propia y no manipulable.
Crecer con gozo canalizando con conciencia la energía del placer
El dolor no enseña. Siempre es negativo, tanto, que puede enfermarte si permanece en tu cuerpo y mente más tiempo del necesario.
Lo que te hace aprender es querer librarte del dolor haciendo las correcciones necesarias pero no siempre queremos evitarlo.
A veces lo alimentamos hasta convertirlo en sufrimiento porque es una forma de llamar la atención, sentirnos importantes con la importancia de nuestro dolor y también de manipular a los demás con tanto melodrama y victimismo en que caemos muchas veces.
Lo que realmente te hace crecer es justo lo contrario. Querer vivir con más gozo y menos dolor porque eso depende de que seas una persona más eficaz, equilibrada, creativa y consciente en el manejo de la energía. Lo que te enseña es querer vivir los gozos más grandes porque para alcanzarlos tendrás que atreverte a ser grande y si te conformas con los placeres más mezquinos y pequeños; eso es lo que quieres ser.
¿Por qué no te deseas lo mejor para ti? ¿Por qué no te atreves a ser lo mejor que puedes ser?
La esencia de la Vida, su evolución y crecimiento es buscar lo gozoso y evitar lo doloroso
¿Para qué has venido a esta tierra? Para vivir y la esencia del buen vivir es buscar lo gozoso y agradable, sentir el placer de la propia existencia sin más pretensiones.
El placer de respirar el aire puro que te nutre y expande, de comer cuando se tiene hambre y beber cuando se tiene sed.
El gozo profundo y reconfortante de poder abrazar, tocar, sentir, acariciar, disfrutando de ti y de tu encuentro con los demás.
La alegría interior de amarte, comprenderte y acompañarte siempre; en tus buenos momentos y en los peores.
De darte lo que realmente necesitas, nutriéndote de la Vida para poder nutrir a la Vida.
El inmenso regocijo de poder dar al mundo y al otro tu verdad, tu belleza, tu amor, lo más hermoso y mejor que eres.
Sentir esa paz inmensa que da el vivir en equilibrio entre todas tus necesidades y tendencias; en armonía con la Vida, el mundo y las personas que te rodean.
La Vida no busca otra cosa, no le interesa nada más y tú, como ser vivo, no puedes ni debes olvidar que tu meta es gozar, disfrutar con lo que haces y del sendero que conduce a tus sueños.
Cierto que buscando el gozo puedes encontrarte con el dolor. Dolor y gozo son parte del camino pero tratando de evitar el dolor y buscando el placer, la Vida se hace inteligente, se hace más sabia y eficiente, evolucionando todos los seres vivos gracias a esta sabia y maravillosa dualidad.
Tu meta de cada día es tan sencilla como hacer siempre algo de lo que te sientas satisfecho, sea lo que sea …

Pincha aquí para ver la continuación del artículo
De mi libro Amarte. Creando tu plenitud.  Autor Francisco Torres Perales
Ver los cursos del Tantra Vital de la Escuela de Amor.

 

 

 

Ir arriba