descubriendo-los-misterios-del-tantra

Descubriendo los Misterios del Cuerpo

Lo de amar al cuerpo todo el mundo lo puede entender aunque a algunas personas les cueste más trabajo que otras, pero lo de instalarse en el cuerpo suena más enigmático porque ¿no estamos acaso ya instalados en el cuerpo?

Cierto, desde antes de nacer vivimos ya en el cuerpo pero a medida que vamos creciendo el predominio de nuestra parte mental se va haciendo tan grande por nuestra cultura, escuela y educación que vamos perdiendo esa conexión innata que teníamos con el cuerpo.

Instalarse en el cuerpo es renovar y potenciar esa comunicación perdida. Es sentir y canalizar creativamente tus emociones, es comunicarte con todos tus órganos y células. Instalarse en el cuerpo es vivirlo, sentirlo total y plenamente.

No es tener una sexualidad meramente genital sino que toda tu piel y todas tus células sientan el gozo. No es vivir una alegría meramente externa sino hacer que todo tu cuerpo se alegre. Es ser consciente de todo lo que ocurre en tu cuerpo, saber visualizar los diferentes órganos para vitalizarlos y hacer que sanen si es necesario.

El primer mandamiento Tántrico, el de amar e instalarse en el cuerpo tiene importantes repercusiones para tu autoestima, para tu salud y también para la vitalidad de tu cuerpo.

El segundo mandamiento Tántrico comienza tras haber desarrollado el anterior y es el de:

Descubrir los Misterios del Cuerpo

Esto no puede lograrse sin una conciencia de lo físico, de lo que ocurre dentro de nuestra piel, desarrollando esta conciencia podemos vivir el cuerpo como lo que en realidad es, un sofisticado sistema energético.

Nuestro cuerpo está vivo y como todo ser vivo se caracteriza por una cuestión básica: la de la emoción de la vida. Todo ser vivo siente la emoción del estar vivo y sin esa emoción no hay vida posible. El desarrollo normal de esta emoción es el de mantener la vida, preservar la propia supervivencia pero más allá de esto, tu cuerpo, como ser vivo tiende a una expansión gozosa, es decir, la meta de la vida, la meta de tu cuerpo es la de estar vivo y vivir la vida de una forma consciente y gozosa.

Es decir, si el primer paso es amar e instalarte en tu cuerpo, el segundo paso es descubrir que somos pura energía y que la meta de la vida es mover esa energía hacia la búsqueda del gozo y la plenitud como meta de la vida.

Esa búsqueda de la plenitud y del gozo pasa por el descubrimiento de tu sexualidad como instrumento de búsqueda de esa plenitud personal a la que aspiramos todos, aceptándola no solamente como un hermoso recurso que la naturaleza te ha dado sino también como una manifestación de su misterio y de su poder.

Gracias al Sexo, que me ha dado tanto… la dicha y el quebranto

Gracias al sexo tú eres más capaz y más poderoso como persona porque tuviste dos progenitores y no uno que te pasaron una información genética más completa y más valiosa.

Gracias al sexo también puedes vencer a la muerte de alguna manera si transmites tus genes a tus descendientes y así una parte de ti puede vivir en ellos.

Gracias al sexo y al misterio del orgasmo puedes experimentar aunque sea brevemente la gracia de la plenitud, del sentirte completo porque con el sexo has descubierto la polaridad, has descubierto que el otro puede atraerte poderosamente, has descubierto que te falta algo, que hay dentro de tí un vacío, una necesidad que en forma de deseo te hace salir de ti para ir al encuentro del otro, te hace llegar al sexo y al amor para experimentar esa maravillosa sensación de sentirte total y completo.

Descubrir los secretos del cuerpo es vivirlo como energía y saber cultivar esa energía, es descubrir la sexualidad como una de las manifestaciones más poderosas de la energía para saber canalizarla sabia y creativamente, porque la cosa no acaba aquí, el descubrimiento de la sexualidad no es un mero ejercicio sexual sino el descubrimiento del viaje, de la evolución que la energía (la sexual incluida) hace por tu cuerpo.

Es el viaje de la serpiente o lo que en el Tantra se conoce como el Despertar de la Kundalini.

La vida comienza, como os he dicho, con una emoción, con el sentimiento de estar vivo, de ser diferente a todos los demás, incluso diferente a los que se parecen a mí. Si este es el principio del viaje, la meta es gozar de la vida, expansionarse y crecer. En esa búsqueda del gozo descubrimos la sexualidad y aquí comienza el viaje de la serpiente porque la sexualidad está basada en la dualidad, en la polaridad: tú y yo, hombre y mujer, lo masculino y lo femenino manifestándose incluso en amantes del mismo sexo.

El descubrimiento de esa polaridad nos lleva a una sensación de carencia, de necesidad: el deseo del otro, el deseo de su cuerpo, de su sexo, de su genitalidad tan diferente a la nuestra.

Así, tras la emoción del estar vivos y mantenernos vivos pasamos al deseo del otro, al deseo de lo que no tenemos y, para satisfacer estos deseos, salimos de nosotros, vamos al mundo, vamos a los demás y ejercitamos nuestro poder personal, el poder de satisfacer nuestros deseos, de construir nuestro destino en última instancia.

Quien esté familiarizado con el tema de los chakras, se habrá dado cuenta que este viaje de la serpiente es el viaje por los chakras.

  • 1er Chakra o Chakra Raiz (Muladhara): Vitalidad y seguridad. La emoción de estar vivos.
  • 2º Chakra o Chakra Sexual (Svadishthana): Movimiento y Sexualidad. El poder del sexo y del deseo.
  • 3º Chakra o Chakra del Plexo Solar (Manipura): desarrollo del poder personal. Una vez ejercitado nuestro poder personal queriendo conseguir nuestros deseos, la serpiente sube un poco más y la energía que ha ido evolucionando desde la emoción-deseo-poder, llega al…
  • 4º Chakra, Chakra Corazón (Anahata): transformándose en amor, como si hubiésemos comprendido que en esa escalera evolutiva que nos conduce al Cielo desde la Tierra, la manifestación más creativa de nuestro poder personal se manifiesta en el poder amar que surge de nuestro chakra corazón.
  • 5º Chakra, Chakra de la Garganta (Vishuddha): Siguiendo hacia arriba, hacia los chakras superiores, la energía se transforma en capacidad de comunicación, en voz y alegría y después…
  • 6º Chakra, Chakra del Tercer Ojo (Ajna):  en claridad y conciencia, y finalmente… 
  • 7º Chakra, Chakra Corona (Sahasrara): en iluminación y sabiduría.

Subiendo la Energía Sexual de los Chakras

En la unión sexual debe implicarse todo el cuerpo, sentimientos, células mente y en suma la dimensión global del ser humano. Las diferentes implicaciones tendrán su expresión en el alineamiento y activación de los chakras de ambos amantes. Así, en la raiz de su mutuo deseo y la excitación genital se activa el primer chakra, ayudado ademas por el perfume del incienso y los propios aromas sexuales de cada amante.

Los besos, la estimulación oral, el gusto de la piel fresca y perfumada en las caricias orales, el roce de las lenguas estimula y activa el 2º chakra de los amantes, el Swadhistna que corresponde al sentido del gusto y que activa las secrecciones y fluidos genitales.

La contemplación de los cuerpos desnudos, de la belleza de los objetos rituales que se hayan podido poner en la habitación y especialmente la capacidad de «ver» con nuestros sentidos psíquicos la divinidad presente en nuestro amante, activan el chakra Manipura que está relacionado con la vista.

Las caricias por toda la piel especialmente en el pecho, tanto del hombre como de la mujer, las sensaciones en el pene, el clítoris y la lengua activan el 4º chakra o Anahata, relacionado con el sentido del tacto.

Los sonidos y grititos de placer, las palabras estimuladoras, los susurros y las expresiones de amor, incluso sentir los latidos acelerados del amante excitado por la pasión despiertan y activan el 5º Chakra o Vishuddhi, relacionado con el sonido.

Todos estos Chakras son estimulados en cualquier unión amorosa convencional que, cuando llega al orgasmo, en ese grito o gemido con que termina activa el Chakra superior de la garganta pero raramente va más allá.

Dependiendo de si hemos hecho las cosas bien canalizando adecuadamente la energía sexual al cerebro podremos en un orgasmo extendido activar también los Chakras superiores y el tercer ojo aumentando la intuición y la capacidad de clarividencia.

Aunque algunos autores terminan aquí, en la luz de la sabiduría que se produce en la mente y el cerebro, en realidad no termina aquí el viaje sino que después la serpiente, la Energía Kundalini, desciende volviendo a pasar por los Chakras y manifestándose en dones.

Así, cuando desciende y pasa por el Tercer Ojo (6º Chakra) nos aporta el Don de la clarividencia o de la claridad, es decir, en la capacidad de ver las cosas tal y como son y no dejarnos engañar por nuestros miedos o nuestros deseos.

Cuando desciende y pasa por el Chakra Corazón, nos aporta el Don de del Amor, el descubrimiento de que amar es algo que sólo depende de nosotros, que es un acto de nuestra voluntad.

Y en su camino descendente, la serpiente se queda en el Hara o punto de fuerza de los taoístas (un lugar a mitad de camino entre el ombligo y el nacimiento de los genitales, un lugar ideal para almacenar la energía).

Allí la energía se concentra en forma de fuerza, de poder y energía que almacenamos en el hara para cuando lo necesitemos.

Así, el viaje de la serpiente ha activado nuestros centros de poder, dándonos la Luz o la claridad, el amor y la plenitud, y la fuerza o la energía necesaria para realizar todo aquello que necesitemos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba