La acción pura. Haciendo tu decisión impecable. Liberándote de agujeros energéticos. Lección 12. Curso Autoestima

Puede que tengas más o menos claro lo que quieres y tomes esa decisión, pero también debes hacerte otra pregunta.
¿Mi decisión es pura? Es decir, ¿está contaminado mi deseo por otro contrario?
Es más frecuente de lo que parece. Tenemos un deseo, una meta y vamos a por ella pero algo en nuestro interior nos va frenando e incluso llevando por caminos equivocados porque en lo profundo no queremos eso o nos da miedo lograrlo, hasta podemos creer lo contrario, como si dos partes nuestras estuviesen enfrentadas y quieren llevarnos por deseos y caminos opuestos. Esto es desagarrador y suele llevar a fracasos o decisiones equivocadas. Ese desgarro del querer y no querer, no se suele llegar a ningùn sitio salvo a la propia contradicción.
Es más frecuente de lo que parece porque creemos desear algo, incluso vamos a por ella pero algo en nuestro interior nos frena e incluso nos lleva por caminos equivocados porque cuando estás en

Del querer y no querer el amor. Tus contradicciones en las relaciones

Teóricamente deseamos el amor, incluso una pareja y tomamos la decisión de ir hacia los demás, pero también podemos tener miedo, complejos, recelos e inconscientemente haber tomado la decisión de que tú no quieres pareja, ni compromiso, ni nada que te ate o te implique a alguien porque temes sufrir. El resultado es que tu decisión está contaminada, no es pura pero quieres una cosa -el amor- pero también la contrario -no implicarte, no encontrarlo-
Esto quita energía, fuerza y certeza a la persona y su decisión. Posiblemente lo que encontremos sea nuestra propia contradicción, relaciones de quiero y no quiero.

Cuando el pasado también contamina tus decisiones
Otro tipo de decisión contaminada en las relaciones es cuando una parte nuestra le gustaría encontrar una persona, pero aún no has soltado una relación anterior. Podéis estar separados pero aun permanece en ti, bien porque todavía deseas y amas a esa persona o bien por la herida que te dejo, la rabia, el miedo y rencor no te dejará relacionarte desde tu verdad. Se traducirá también en un quiero pero como me da miedo, no puedo, no quiero.
¿Quieres realmente lo que quieres o también quieres lo contrario?
Esa actitud no solo te quita energía sino que en realidad es el reflejo de un desgarro, de una lucha interior dentro de ti. Algo que debes resolver porque cuando lo tienes claro realmente, cuando ya nada te frena, entonces actúas con una total certeza de lo que realmente quieres y no quieres. Actitud que te permitirá conseguirlo.
Sé consciente y pregúntate: ¿Tus actos, metas y propósitos buscan realmente lo que quieres o hay otros deseos que pueden contaminar el primero? ?
Teniendo claro lo que quieres y lo que no, sin contradicciones o frenos internos, es cuando podrás lograr lo que realmente quieres. Otra cuestión importante de abordar y tomar conciencia a la hora de afirmar tus decisiones. 

Parece evidente que todo el mundo quiere lo que persigue pero no siempre es asi. Puede haber muchas distorsiones como hemos visto.
El querer y no querer es algo muy presente en la vida de las personas.
El desear cosas opuestas también como querer ir a tu bola y no dar explicaciones a nadie, ese individualismo tan en boga hoy en día y a la vez añorar una relación que te implique de verdad y desde el corazón para que sea intensa.
Desear aventuras y un poco de chispa y riesgo en tu vida para hacerla más interesante y también la comodidad de la zona segura y nunca arriesgar.
Tenemos dentro de nosotros diferentes personajes, tendencias y necesidades que pueden llegar a desear metas opuestas. Tenerlo claro, ser conscientes y dar su espacio a cada tendencia nuestra hará más puras, más vitales y mas eficaces nuestras decisiones.
Para lograrlo debes estar presente en ti, tomar conciencia de lo que eres, haces y sientes. ¿Te suena esto? Es lo que llevo recomendando desde el principio del curso. La presencia es como saber leer para poder leer el libro de tu vida.
Hemos dedicado unas cuantas lecciones a darte recursos para que tomes mejores decisiones que busquen lo mejor para ti. El principal problema, a la hora de abordarlas, no es ya no saber cuales son las mejores. Se supone que con todas las indicaciones que te hemos dado sabrás tomarlas.
El problema es cómo liberarte del saboteador, voces interiores y de esas otras partes tuyas que, por los motivos que sean, no desean lo mejor de ti y pesan inconsciente o incluso conscientemente, en tus decisiones, no dejando que tomes las mejores.
Aquí ya hay cuestiones muy personales que no podemos tratar en un curso general, algunas veces se necesita algo muy personalizado y profundo, como terapias o una atención personal de ti y tu problemática, pero a partir de ahora el curso sí va a tratar de técnicas y actitudes generales que te ayudan a enraizarte en lo mejor de ti y poder tomar las mejores decisiones, aun con esa voz que no quiere dejarte.
Ten en cuenta una cosa, si haces caso a la voz que desea perjudicarte es que estás en un estado energético de debilidad y si no le haces caso es porque estás más en ti, te sientes más fuerte para hacer tu propio camino.
De esto tratan las siguientes lecciones del curso. ¿Cómo, de una forma general, fortalecerte tú para poder afrontar una eficaz toma de decisiones porque ya no se trata solo de tomar conciencia de qué es lo mejor para ti sino de tener la fuerza y energía para tomar esa decisión y llevarla a la práctica.

Lo que en general te va a fortalecer es comprometerte contigo. Saber estar contigo. De eso trata la siguiente lección:

Los cuatro compromisos que te ayudan a estar en ti, amarte y sentirte realmente grande.
Pincha aquí para ir a la lección. Los Cuatro Compromisos. Creando tu poder personal

Scroll al inicio